Los triglicéridos intramusculares son combustible para entrenar o para una competición.

Pero antes de nada decirte que tus músculos funcionan con energía. Y esa energía es el ATP (adenosin trifosfato).

Aunque nuestros músculos sólo pueden obtener energía a través del ATP, nuestro organismo tiene varias formas de conseguir el ATP.

La forma más habitual es por la oxidación del glucógeno muscular, pero las reservas de glucógeno se agotan rápido. Teniendo entonces que sacarlas de los triglicéridos intramusculares.

En actividades deportivas de duración media en adelante es necesario sacar energía de otras fuentes que no sean exclusivamente del glucógeno.

Ahí es donde entran los triglicéridos intramusculares (IMTG) o grasa intramuscular.

 

¿Donde están los triglicéridos intramusculares?

Los IMTG están almacenados como gotas de grasa cerca de las mitocóndrias.  Los IMTG son aproximadamente 3 veces mayor en las fibras musculares tipo I que en las tipo II.

Durante el entrenamiento a baja intensidad y larga duración, quemar grasa como combustible es un 40-60% del total de energía consumida.

Como el glucógeno muscular, sólo se oxida dentro del músculo, aunque necesita más oxígeno y se convierte en ATP mucho más despacio.

Por el contrario liberan una mayor cantidad de energía, 148 moléculas de ATP por cada una de IMGF por las 38 que se obtienen por la oxidación de una de glucógeno.

Y la lipólisis de estos almacenes son masivamente estimulados en el ejercicio en torno al 65% del VO2 max.

 

¿Cuantos triglicéridos intramusculares gastamos?

La cantidad de calorías almacenadas en forma de IMTG es muy variable y altamente influenciable por la dieta y el ejercicio.

Durante el entrenamiento de baja a moderada intensidad de manera continua, la grasa como combustible equivale a un 40-60% del total de energía consumida.

Sin embargo, en sujetos desentrenados, solo un 30-50% de esta grasa es derivada de triglicéridos intramusculares, el restante es de ácidos grasos libres en la sangre.

Como modificar las reservas de triglicéridos intramusculares:

La dieta puede modificar las reservas de estos triglicéridos con un consumo de grasas saludables.

Estas grasas buena te las vas a encontrar en  el aceite de oliva, pescados azules, nueces, semillas…

Cualquier alimento con ácidos oleicos, omega-3 y omega-6 te interesa para este tipo de triglicéridos.

En un entrenamiento largo, agotar las reservas de triglicéridos puede provocar un muro parecido a quedarte sin glucógeno.

Conclusión:

Una alimentación y un entrenamiento adecuados es lo que subirá tus depósitos de IMTG.

si acostumbras a tu cuerpo a que gaste primero esta grasa intramuscular, tendrás el preciado ATP para un esfuerzo explosivo.

 

Cualquier duda o pregunta dímelo con el formulario de contacto.   Un saludo y felices agujetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.