Dieta vs estilo de vida LA CLAVE DEL ÉXITO

«Quiero perder peso.» Esta es probablemente la razón más común por la que la gente me contacta para aconsejarles sobre entrenamiento y nutrición.

Muchos de ellos, posiblemente la mayoría, han probado todas las dietas a corto plazo en revistas, instagram o por alguna web.

Algunos challenges de varios días, limpiezas con zumos de cosas raras, desintoxicaciones de 2 semanas y todas esas cosas que, si funcionaran no seguirán buscando. 

Al terminar todas estas “dietas milagro” de pocos días, muchas de estas mismas personas tienen objetivos poco realistas sobre su período de pérdida de grasa.

Porque ya empezamos mal si lo llamas perder peso. Pero bueno…

Cómo perder 15 kilos en 4 semanas

Una persona me mandó un e-mail pidiéndome ayuda para perder 15 kilos para la boda de su hija.

Evidentemente mi pregunta fue: ¿Cuándo es la boda? “en 4 semanas”. Y me lo dijo así, “con to su papo”.

Cuando le dije que perder casi 1 kilo de grasa por día es físicamente imposible. O al menos, poco probable y de ninguna manera saludable, ya no tuve más respuesta por su parte.

Ahí perdí la oportunidad de sacarle mucho dinero a una persona desesperada por encontrar la respuesta que ella buscaba. Aunque no le diera la solución. Porque no se puede perder 15 kilos en 4 semanas a no ser que te corten una pierna y un brazo.

No somos objetivos con nosotros mismos

Y es natural no serlo ¿Quien no quiere un cambio radical en pocos día?

Claro que ahora mismo tú estás pensando que los cambios vienen poco a poco, con esfuerzo, trabajo diario y paciencia.

Después de muchos años en esto y viendo a mucha gente, lo que está claro es que los cambios son lentos.

Y si quieres que duren en el tiempo tienen que serlo. Cuando tu cuerpo cambia rápido, es fácil que vuelva rápido. Efecto yo-yo, efecto rebote… Seguro que lo has oído antes.

El proceso va a ser largo, asúmelo

Las personas que tienen éxito son las que aceptan que este proceso va a ser lago. Los que aceptan pequeños cambios, poco a poco, en el transcurso de uno o dos años.

Lo sé, puede que te desanime pensar en reunir la fuerza de voluntad para comprometerse con algo durante dos largos años.

Pero en realidad es más fácil porque esta forma de cambiar basada en el hábito no requiere fuerza de voluntad.

La definición de fuerza de voluntad es: Control ejercido para hacer algo o restringir los impulsos.

Debería hacer ejercicio, pero no estoy de humor para entrenar. Necesito encontrar la fuerza para contener mi impulso de conducir a casa en lugar de ir al gimnasio.

Así es como normalmente pensamos en la fuerza de voluntad.

El plan basado en hábitos

Elige uno (o dos) nuevos hábitos basados ​​en la acción para perseguir cada mes durante 12 meses.

Por acción, me refiero a una acción real sobre la que tienes control, como preparar comidas para la semana todos los domingos.

Antes de elegir tus hábitos, haz una lista de las cosas que actualmente cree que necesitan mejorar, cosas que te gustaría cambiar, como:

  1. Quiero comer más vegetales.
  2. Quiero eliminar el azúcar
  3. Quiero eliminar los alimentos procesados.
  4. Quiero salir más fuera de casa.
  5. Quiero entrenar más.
  6. Quiero beber menos alcohol
  7. Quiero comer menos
  8. Quiero preparar mi comida y cocinar más.
  9. Quiero empacar almuerzos con más frecuencia para el trabajo.
  10. Quiero darme menos atracones
  11. Quiero pasar menos tiempo sentado durante el día.
  12. Quiero pasar menos tiempo viendo Netflix.

Imagínate si intentas cambiar las 12 cosas de la noche a la mañana. Ahora que es abrumador, requeriría una fuerza de voluntad seria y sería difícil de mantener, ¿verdad?

Pero, ¿qué pasaría si hicieras solo una de esas cosas este próximo mes?

Mes 1: Elige un hábito

Me comprometo a comer verduras en cada cena.

Eso es todo. Asegúrate de comer verduras todas las noches.

Desde comer una ensalada para cenar (la mejor opción). Hasta poner algo de brócoli junto al pescado o la pechuga de pollo.

Consejo: No te rindas si tienes una cena en la que sales y con el pescado te ponen patatas fritas y no verduras.

Intenta cumplir tu propósito, pero si no se puede no pasa nada. Solo hazlo lo mejor que puedas. Mañana será otro día. 

Mes 2: Agregar un segundo hábito

Me comprometo a subir las escaleras al sexto piso en el trabajo y a dejar el coche lo más lejos posible, si es que no puedo ir andando a lo que tengo que hacer.

Mes 3: empieza un tercer hábito

Cuando me levanto me comprometo a tomar uno o dos vaso de agua cada mañana.

Así que tendrás menos hambre y evitarás el ponerte como un oso en el desayuno, que ya de por sí no es muy saludable en la mayoría de los casos.

Esto lo puedes unir con lo de reducir el azúcar. Menos bollos y más comida.

Mes 4: empieza otro hábito nuevo

Me comprometo a revisar mi alimentación y estar más presente mientras estoy comiendo.

Esto no es una tontería. Comer con la televisión o mirando el móvil hace que comas más por el simple hecho de que comes por inercia.

No tienes hambre, pero hasta que no acaban los Simpson, tú sigues en la mesa y por inercia, comiendo.

Estar más presente mientras comes te ayudará a darte cuenta cuando ya no necesitas más comida.

Mes 5. Bueno ya vas cogiendo la idea ¿verdad?

Todo por escrito para controlar

Ya sabes lo que a mi me gusta apuntarlo todo y llevar un control. Mi google calendar está lleno con todo esto.

Apunta los hábitos que quieres empezar a seguir, cómo los piensas implementar y cómo lo estás haciendo.

Apunta si fallas, para verlo y que no se repita. Y apunta cuando lo haces bien.

La falacia de la autoindulgencia

Solemos pensar que lo hacemos mejor de lo que lo hacemos.

Voy a comer verduras cada noche. Y al final de la semana te preguntan y dirás: Casi todas la noches he comido verduras.

Realidad es que 2 noches te apretaste un kebab. Y por mucha cebolla que le echara el tío, no cuenta como verdura.

Fallar 2 de 4 no es hacerlo bien.

Y por el otro lado están lo que por un día malo, ya lo tiran todo a la basura.

Ayer me comí un kebab así que ya no hay solución y los siguientes días vas tirando de la peor comida basura que encuentras. Total ¿para qué?

Cuando en realidad, si revisas tus progresos podrías ver que es solo una comida mala en 3 semanas perfectas.

Ni lo uno, ni lo otro. La mente nos engaña, pero los datos objetivos no mienten.

Un saludo y felices agujetas.