¿Qué es el entrenamiento funcional de los COJONES?

Donde vivo, han abierto algunos gimnasios «funcionales», CrossFit y tipo CrossFit.

Como la mayoría de las cosas en la industria del fitness, todo ya se ha hecho antes. En este caso, se trata de entrenamiento en circuito, un programa desarrollado por R.E. Morgan y G.T. Anderson en la Universidad de Leeds en Inglaterra en 1957.

Si hablara con 20 profesionales del fitness y les pidiera que definieran qué es el «entrenamiento funcional», apostaría a que tendría 20 respuestas diferentes.

La palabra de moda se usa para describir casi todo en la industria del fitness: el entrenamiento funcional se hace con ejercicios funcionales con movimientos funcionales, equipo funcional y con calzado y ropa funcional.

Después puedes hidratarte con tu agua funcional y recuperarte con una nutrición funcional. 

El término en sí mismo ni siquiera es algo nuevo. Fue utilizado por Edith Buchwald, una fisioterapeuta que escribió sobre «entrenamiento funcional» en The Physical Therapy Review en 1949.

Eso pasó mucho tiempo antes de que el término se pusiera de moda como lo está ahora. 

Aquí puedes escuchar el podcast: «¿Qué es el entrenamiento funcional de los COJONES?«

¿Pero qué cojones significa entrenamiento funcional?

Entrenamiento funcional se ha definido como «Perteneciente o relativo a las funciones biológicas o psíquicas” por la RAE.

En Wikipedia: «el entrenamiento funcional es una clasificación de ejercicio que implica entrenar al cuerpo para las actividades que se realizan en la vida diaria».

En otros sitios verás que “los movimientos funcionales se basan en la biomecánica de las situaciones del mundo real. Por lo general, implican movimientos multi-articulares que exige una activación muscular a nivel general».

Con todo eso en mente, vamos a ver las tribus del «entrenamiento funcional».

La tribu de rehabilitación funcional

El entrenamiento funcional tiene su origen en la rehabilitación, donde los fisioterapeutas seleccionan ejercicios para sus pacientes lesionados.

Los ejercicios imitan de cerca los movimientos y patrones que esos pacientes deben poder hacer en su vida diaria.

Están destinados a corregir trastornos del movimiento, disfunciones y asimetrías, o rehabilitarse de una lesión.

La gente empezó a usar todo tipo de superficies inestables (bolas BOSU, pelotas suizas, tableros oscilantes) y artilugios como las máquinas de Pilates, que están destinadas a mejorar el core y la función de la espalda baja.

El entrenamiento en superficies inestables puede ser útil para que alguien mejore la conciencia del cuerpo, la propiocepción, el equilibrio, la función central y la estabilidad (control motor).

Afortunadamente para aquellos de nosotros que disfrutamos de las recopilaciones de ejercicios que fallan que hay de YouTube, este tipo de entrenamiento se metió en los gimnasios comerciales.

Yo soy el primero que los critica, sobre todo porque no se utilizan de la manera correcta.

La inestabilidad sirve para lo que sirve. No para mejorar tu sentadilla máxima, ni tu press de banca, ni nada por el estilo.

el entorno del gimnasio convencional. Es comprensible que haya sido objeto de muchas críticas. Pero solo porque no se ha utilizado de la manera centrada en los objetivos que los especialistas lo utilizan.

 Ya te lo he dicho, mejora la conciencia del nuestro propio cuerpo, la propiocepción, el equilibrio, la estabilidad.

La tribu de la fuerza a la vieja escuela

En los entrenamientos old-school se ven muchos levantamientos compuestos y pesado. Eso es bien.

Y los que defienden este tipo de entrenamientos te dirán que un músculo cuanto más grande y más fuerte, más funcional és. Eso también es cierto.

Por otro lado la ciencia dice que el entrenamiento en superficies inestables, en su mayor parte, es una cosa inútil para desarrollar fuerza y ​​músculo.

Pero los defensores del entrenamiento de fuerza de la vieja escuela no ven dos cosas.

  • Primero, todo el entrenamiento de fuerza se basa en un movimiento de buena calidad.
  • En segundo lugar, la fuerza tiene requisitos de equilibrio y control neuromusculares.

Cuando los movimientos son disfuncionales, incluso las personas más fuertes terminan con dolores.

Por lo tanto, un músculo más fuerte no siempre es el más funcional. Solo mira a los atletas más fuertes del planeta, gimnastas y levantadores olímpicos, y verás que todos tienen movimientos de gran calidad.

Así que por muy grande y fuerte que seas, si al final no puedes hacer los movimientos normales del día a día porque te duele todo, de poco te va a servir.

Y de la misma manera, solo con ejercicios super funcionales con inestabilidades extremas no vas a conseguir músculos fuertes. Y si no hay fuerza no hay nada.

De la fuerza nace todas las demás cualidades físicas. Pero de esto ya hablaré otro día.

Los gimnasios funcionales y la búsqueda de la funcionalidad extrema

La mayoría de los que van a gimnasios funcionales creen que la funcionalidad de su entrenamiento proviene de trabajar con cuerdas gordas (battle rope, no sé como es en español), golpear un neumático con un mazo, usar un sistema de entrenamiento de suspensión, entrenar con kettlebells…

Esta forma actual de entrenamiento funcional intenta incorporar tantas variables como sea posible (equilibrio, múltiples articulaciones, múltiples planos de movimiento), aumentando la complejidad de la coordinación motora y la flexibilidad.

A veces se ven algunos haciendo entrenamiento funcional imitando un deporte concreto. Y esto va en contra del principio SAID, adaptación específica a las demandas impuestas.

Tu sistema nervioso se vuelve bueno en lo que haces. Cuando se trata del aprendizaje motor y la transferencia de habilidades, tratar de imitar los movimientos cotidianos no necesariamente se traslada directamente a los movimientos cotidianos.

Así como intentar imitar un deporte tampoco se transfiere necesariamente a ese deporte.

Solo hacer lo que haces a diario hace eso, y solo practicar tu deporte hace eso. En otras palabras, hacer la cosa es la mejor manera de mejorar eso que haces.

Se llama principio de especificidad, no similitud.

Puedes entrenar ciertos movimientos para mejorar en un deporte o actividad concreta. Pero esa transferencia se completa cuando la llevas al deporte o la actividad.

No serás campeón de boxeo solo haciendo press de banca sin dar ni un solo puñetazo entrenando.

El press banca te ayudará a mejorar los puñetazos que das en los entrenamiento. Y es ahí cuando mejorarás en el boxeo.

Y así con cualquier deporte.

La verdadera esencia de la funcionalidad

El entrenamiento solo es verdaderamente «funcional» si ayuda a la persona a funcionar mejor, es individualizada y se enfoca en sus objetivos.

Desde mi punto de vista, cualquier ejercicio que te ayude a alcanzar tus objetivos o mejore tu calidad de vida podría considerarse funcional.

Posiblemente no tendríamos que ser los entrenadores los que dijéramos que ejercicios o movimientos son funcionales y cuáles no lo son. Aunque normalmente lo hacemos.

Para ti puede que un movimiento funcional es el que te ayude a mover más peso en peso muerto si ese es tu objetivo.

Pero para mi abuela un ejercicio funcional es el que le ayude a levantarse del sofá sin usar una grúa.

Si le preguntas a un crossfitero te dirá que andar haciendo el pino es un ejercicio tremendamente funcional.

Pues será para ti crossfitero, porque yo no veo a mi abuela haciendo el pino para levantarse del sofá, que es lo que ella necesita.

Si tengo a alguien con dolor crónico, tal vez hacer que se balanceen en una pierna y juegue conmigo es funcional.

¿Por qué? Porque ese enfoque en el juego lleva la mente fuera del cuerpo para disminuir la percepción de dolor del cerebro.

Ayuda a esa persona a estar completamente presente y enfocada en divertirse, equilibrar, en la coordinación mano/ojo y al final de todo a moverse y ejercitar su cuerpo.

El objetivo principal es hacer ejercicio, pero pasarme la pelota a la pata coja es el ejercicio funcional que hace posible eso.

El peso muerto a una pierna con mancuernas, sobre el papel es mucho más “funcional”. Pero en este caso concreto puede que no funcione.

Trepar una cuerda: ¿funcional o no? depende

Necesidad concreta de aislamiento muscular

Si una persona tiene dolores al hacer dominadas, podría tener que hacer un trabajo de escápula muy específico y aislado para mejorar la movilidad torácica y la estabilidad escapular.

Eso iría en contra de los principios del entrenamiento funcional de la tribu de la fuerza, que dicen que un ejercicio solo es funcional si se hace de pie, es multiarticular y tiene una sobrecarga progresiva.

Preferencia personales

Si hay otra persona que solo le gusta hacer ejercicios con máquinas y si no es así no hace ejercicio. Puede que esa sesión de HIIT y CrossFit super-funcional no le haga nada.

Y no le hará nada, porque directamente no la va a hacer. O la hará con muy poca intensidad.

O lo que es peor, sin ganas y acabe lesionandose por no prestar atención a la técnica.

Así que tienes la paradoja de que, te digan de entrenar de manera funcional para no tener nunca lesiones y:

  1. No puedas mejorar en una zona que necesita tratamiento aislado
  2. Te acabes lesionando por hacer movimientos con mala técnica
  3. Dejes de entrenar y hacer ejercicio porque no te gusta

Mejorar la recepción del Rugby

Se le pidió a un entrenador de un equipo de VFL de Melbourne, que mejore la capacidad de un jugador para marcar (saltar y coger) la pelota.

La VFL es el sucedáneo Australiano al rugby. Como no hay manera de ganarle a los All Blacks de Nueva Zelanda se han tenido que inventar su propio deporte. Que es igual, pero peor.

Bueno, se le pidió a un entrenador de un equipo de VFL de Melbourne, que mejorara la capacidad de un jugador para marcar (saltar y atrapar) la pelota.

Y el jugador en concreto mejoró mucho cogiendo la pelota en el aire en unos meses. Todos contentisimos que el jugador fuera “más fuerte y más en forma”.

¿Sabes lo que hizo ese entrenador? Hizo que el jugador hiciera simulacros de visión porque los ojos del jugador no podían seguir la pelota correctamente. Casi que le puso gafas.


¿El jugador mejoró su juego? Sí. ¿Ir al oculista es un entrenamiento funcional?

Hipertrofia funcional

Si alguien me contacta porque quiere unos bíceps más grandes o un culito más mordisqueable para tener pareja.

Su objetivo final es reproducirse. Así que un entrenamiento de hipertrofia clásico de los de toda la vida ¿Cumple esa función? Sí. En este caso ¿es un entrenamiento funcional?

No te pongas etiquetas y entrena

El término «funcional» se ha convertido en una palabra elitista utilizada para vender suscripciones, material de entrenamiento y ropa fitness.

Puede ver a lo largo de los años que ha tomado muchas formas diferentes.

Aunque me gusta el entrenamiento funcional, creo que es hora de que empecemos a respetar lo que otros hacen.

De no creernos mejores solo porque uno pertenece a una tribu y otro a otra.

Lo principal es que tú estás haciendo algo por mejorar tu calidad de vida y acercarte a tus objetivos. No a los mios.

A mi modo de ver, si tienes ganas de hacer algo y cumple tus objetivos y mejora tu vida, hazlo.

Pero, por el amor de Arnold, tu sudor no vale más que el de otro solo porque tu entrenamiento tiene una etiqueta, un nombre propio y te lo venden empaquetado con un lacito.