Diseñar el entrenamiento perfecto o ser cocinero y no repostero

El fitness es una ciencia, pero tampoco hay que ser científico nuclear para practicarlo.

Siempre hay una forma más efectiva de hacer las cosas, tenemos mucha evidencia científica de qué entrenamientos son más efectivos. Esta es la parte científica de todo este asunto.

Pero también hay otra parte de la ecuación que es más arte que otra cosa. Y con esto no digo que no tengas que intentar buscar la mejor manera de hacer las cosas. Solo que hay que saber combinar ciencia y arte.

Escucha el podcast “Diseña tu propio entrenamiento perfecto” aquí

Me escribe mucha gente preguntándome por una rutina de entrenamiento. Tengo más de una docena en la web. construyetufisico.com/entrenamientos Se ve que no son suficientes. No hay problema, seguiré subiendo más.

Lo único que quiero decir con esto es que te pongas en mi lugar.  Alguien me escribe y me dice algo así como: Hola soy Ana, podría ser un hombre, pero es mi ejemplo y quiero que sea una mujer.

Me da algunos datos como: soy rubia, capricornio y conduzco un opel corsa azul oscuro. Esto es una broma. Suelen ser datos como, edad, estatura, peso o alguno que a esa persona le parece muy importante para ella.

Puede que el opel corsa sea importante. Pero sin un contexto, de poco me vale a mi. Puede que tengas 7 hijos y los tengas que llevar y traer del colegio. Y como no tienes un monovolumen, tienes que ir echando viajes.

Por lo que pierdes 3 horas cada día. Y ese es el tiempo que no tienes para ir al gym. Ese dato Ana lo tiene presente cada día y para ella es importante.

Pero a mi no me aporta nada. No me aporta si no me lo explica.

Y lo siguiente es un: me gustaría ser o estar de esta o de aquella manera. ¿Que rutina de entrenamiento me recomiendas?

Desde este lado del wifi, lo que yo veo es que has probado los entrenos que tengo en la web y no te valen ninguno. Por eso necesitas uno nuevo y a medida. Necesitas el entrenamiento perfecto.

El plan de entrenamiento perfecto

Yo me puedo ponerme delante del ordenador y diseñar el plan de entrenamiento perfecto. Aplicando todos los conocimientos sobre fibras musculares, músculos agonistas y antagonistas, balanceando el volumen y la intensidad de cada entrenamiento…

Pero a toda esa ciencia también tengo que aplicarle la parte de arte. Y ese arte no es otra cosa que ponerme en la piel de la persona que tiene que hacer el entrenamiento y preguntarme:

  • ¿Va a entrenar en un gimnasio totalmente lleno en hora punta?
  • ¿Podrá hacer ese circuito o no podrá pasar de un ejercicio a otro como yo le digo?
  • ¿Tiene tiempo suficiente para hacer ese calentamiento, todo el entreno, la sesión de estiramientos, movilidad…?

Estas son solo algunas de las cosas que condicionan el entrenamiento. Y que normalmente se ven y se corrigen después de alguna semana haciendo el entrenamiento.

No desde mi casa sin más referencia que: Hola soy Ana, Una rubia nacida en Enero que se mueve en un corsa azul y quiere ser una tía cañón con culito de instagramer.

Entrenos de laboratorio para la vida real

Porque está muy bien que tengas el mejor y más sofisticado plan de entreno, diseñado con todos los conocimientos científicos disponibles hasta la fecha, que son muchos. Si no lo vas a poder seguir, no va a servir de nada.

La mayoría de los planes de entrenamiento, incluso los que yo tengo en la web, están diseñados en un laboratorio. Pero tú vas a tener que hacerlos en medio de la selva, la selva que es tu vida.

Lo ideal es que pudieras seguir los entrenamientos al pie de la letra. Punto por punto, serie por serie, repetición por repetición. Pero hay veces que no se puede y es en ese momento cuando hay que ponerle arte a la ciencia.

Tienes que ser cocinero y no repostero

Voy a ponerte un símil para que quede más claro lo que te quiero decir.

En la repostería no solo necesitas tener los ingredientes exactos, también necesitas tener la cantidad exacta de cada uno de ellos. Y tienes que ir añadiéndolos en el orden preciso y en el momento preciso.

Si te lías en alguno de los pasos, la temperatura del horno, el tiempo que debe estar dentro… Puede que lo que acabes haciendo no se parezca en nada a lo que intentabas hacer.

Empieza a ser cocinero

Ser cocinero es diferente, está claro que debes de tener buenos ingredientes y saber mezclaros bien para que te salga algo que se pueda comer. Pero puedes relajarte.

Si vas a hacer un plato y no tienes cebolla, pues échale puerro. Que se te ha olvidado echarle la sal al principio, pues échasela al final. Seguro que la sopa no te va a quedar mal.

Si entrenas como un repostero acabarás quemado

Lo que te voy a decir ahora aplica a personas normales, con entrenamientos normales, vidas normales, trabajos normales y familias normales.

En un deportista de élite, cada mínimo detalle cuenta. Conseguir mejorar un 1% es muy difícil y necesitas afinar todo al máximo. Un pequeño desvío en la planificación del entrenamiento puede ser la diferencia entre oro o bronce.

Esto también pasa en la alta cocina. Si quieres ser el campeón de Top Chef, tus platos tienen que se perfectos. Cada ingrediente en su justa medida y en el momento preciso.

Pero ¿sabes qué? Ni tú ni yo somos atletas profesionales. Y ni tú ni yo vamos a ganar Top Chef o vamos a conseguir una estrella Michelín. Solo intentamos hacer un plato comestible y acercarnos a nuestros objetivos en el fitness.

Be water, my friend

El gran Bruce Lee ya lo dijo hace mucho tiempo:

El agua puede fluir, el agua puede golpear. Pon agua en una taza y será una taza, pon agua en una botella y sera una botella. Be water, my friend.

Con esto lo que te quiero decir es que no te obsesiones. Tener el mejor y más bonito plan de entrenamiento está muy bien. Pero no es algo que esté escrito en piedra. Si hay que cambiarlo, pues se cambia. Hay que ser cocinero, no repostero.

Consejo para los que diseñan (diseñamos) entrenos, para otros o para ti mismo

Seguro que has encontrado el método perfecto y revolucionario de entrenamiento. Que tú has descubierto el secreto del fitness para conseguir resultados increíbles.

Te diré que programas de entrenamiento hay muchos y muchos funcionan bien. Pero a la primera ninguno funciona.

Yo hago un cuestionario largo, y cada vez le añado preguntas según voy viendo que son necesarias para salir con un entrenamiento lo más ajustado posible.

Pero lo importante no es el primer entrenamiento, son los ajustes que se hacen con el tiempo en base a tu progresión. La mayoría de veces acaban siendo entrenamientos más simples.

Yo diseño los entrenamientos para ayudarte, no para impresionarte.

Consejo para los que siguen un plan de entrenamiento

Lo primero, no diseñes tus propios programas de entrenamiento. Hacerte tus propios planes de entreno es la manera más fácil de liarte entrenando. Te lo digo por propia experiencia.

Después, adáptate. Si no puedes hacer el entreno exactamente como está escrito, hazlo lo mejor que puedas. Es mejor eso que no hacerlo. No te preocupes, todo irá bien.

Lleva un control sobre tus progresos, tus recuperaciones, tus sensaciones. Y con esa información podrás ajustar el entrenamiento.

Verás si necesitas más ejercicios o menos, subir el volumen o la intensidad. Si vas a poder aguantar otro día más de entreno. Si hay que cambiar algún ejercicio por otro.

Otra pregunta clásica: Me gustaría apuntarme a Crossfit o salir a correr por las mañanas. Sin más información que esa, puede estar bien o mal.

Hace falta la información de un seguimiento para saber si se puede llevar todo o hay que quitar de un lado para poner más cosas.

Resumiendo todo. Coge el plan de entrenamiento que mejor se ajuste a tus objetivos.

Empieza a seguirlo, lo mejor que puedas. Ya sabes, modo cocinero. Pero apuntando la receta.

Y poco a poco, cambio tras cambio, irás ajustando esa receta.

Y si necesitas alguna ayuda para cambiar algún ingrediente, para saber si hay que ponerle más o menos sal, si subimos o bajamos de temperatura la sartén… Aquí estaré yo para ayudarte.

Porque solucionar un problema concreto es más fácil y muy efectivo.

Un saludo y felices agujetas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.