Personas típicas del gimnasio

Esto viene del episodio anterior “Los pilares básicos de tu entrenamiento”. Y de cómo hay gente que piensa que porque sabe algo sobre uno de ellos ya lo sabe todo.

Hoy voy a desarrollar estos personajes, si te gusta dímelo y déjame en los comentarios si tu te sabes alguno. Así hago una segunda edición y me ahorro trabajar.

Aquí tienes el podcast: «Personas típicas del gimnasio«

El teórico de gimnasio

Son esos tíos que se lo han leído todo y te citan a los estudios científicos de memoria. Normalmente dan consejos a quien no se los piden y el nuevo del gimnasio es su presa natural.

Esto va a ser una constante en todos. Lo de dar consejos a quien no se los pide y sobre todo al nuevo que aún no lo conoce y está algo perdido.

Suelen ser personas que si no te lo dicen no sabes que está entrenando. Pasan mucho tiempo en el gimnasio, pero nunca los ves entrenar. Solo hablar y dar consejos.

No lo confundas con el que va al gimnasio a echar la tarde. Ese que va al gimnasio para decir que es sano, pero en realidad quiere estar en el bar.

Este tío se sabe todas las teorías y te va a contar en que estudio científico dice que lo que tú haces no vale para nada.

Porque esa es otra. Tú nunca entrenas bien. Siempre hay algo que falla.

Puede ser el rango de repeticiones, el volumen y/o intensidad, tu respiración, la combinación de ejercicios, el orden de los mismos, la técnica…

La técnica es de sus preferidas. Tú no le has visto levantar nada más pesado que la toalla o la botella del agua.

¡Pero oye! Sabe corregir la técnica de todos y cada uno de los ejercicios que existen, con sus variaciones.

Le podría dar clases a Frederic Delavier. 

Paréntesis, esto es cultura fitness. Por si no sabes quien es Frederic Delavier, es un francés que fue culturista y powerlifter. Aparte estudió 5 años de morfología y anatomía, más otros 3 de disección humana.

Y tiene el libro “GUÍA DE LOS MOVIMIENTOS DE MUSCULACIÓN. DESCRIPCIÓN ANATÓMICA” que es la biblia sobre la técnica de ejecución de todos los principales movimientos del gimnasio.

Se publicó en 1998, pero el press banca poco ha cambiado. Dibujos anatómicamente perfectos y descripciones precisas y muy fáciles de entender.

Está en español y a estas alturas es fácil de encontrar a poco que buceas en internet.

Ahora sí, siguiendo con el teórico del gimnasio.

Si te lo encuentras en un gimnasio comercial, a los pocos meses de empezar en el gimnasio se hace monitor. Es su evolución natural.

El teórico de gimnasio, pues están bien. Mejor saber que desconocer, eso está claro.

Pero hacer algo tampoco le vendría mal. Aunque solo sea para saber si toda esa teoría que conoce sirve para algo o no.

El campeón

Estas son personas que están grandes, están fuertes y son la envidia de todos. Normalmente ya han conseguido lo que tú quieres.

Van por el gimnasio como el hijo del dueño. Miran con superioridad a cualquiera que levante menos que él y se cree con derecho a quitarte la máquina solo porque le va a poner más placas.

Es como si su sudor valiera más que el tuyo. Y puede que sí que valga más que el tuyo, porque se han dado casos de “campeones” que sudan trenbolona.

Suelen ser de los que dejan la prensa de piernas cargada solo para que te des cuenta de todo el peso que mueve.

A diferencia del anterior, estos sí que entrenan. Aunque practican lo que yo llamo “el descanso activo de los campeones”

Que consiste en pasarte todo el tiempo que descansan entre serie y serie apretando bíceps delante del espejo.

Paréntesis, esto es cultura fitness. Los gimnasios de toda la vida están llenos de espejos, no para sacar bíceps entre serie y serie, ni para chequear el culo de la que está haciendo peso muerto.

Están llenos de espejos para poder verte a ti mismo haciendo el ejercicio y poder corregir la técnica.

Lo de apretar bíceps y mirar culos es solo un efecto colateral

Hay una variante de este tipo, el campeón profesor.

Este también da consejos a quien no se los pide y el nuevo del gimnasio también es su presa natural. Pobre novato.

La diferencia es que este tipo sueña con un gimnasio en el que todo el mundo entrena exactamente igual que él.

Mismas series, mismas repeticiones, mismos ejercicios, mismo descanso… Total, si a él le va bien, a todo el mundo le va bien.

Su evolución natural también es ser monitor del gym al que va. Pero esta vez por aclamación popular. O eso quisiera él.

Como siempre, que algo le funcione a una persona no siempre tiene porque funcionar a toda la humanidad.

Sobre todo si cogemos un entrenamiento de un campeón a nivel mundial o alguien muy avanzado y el que lo empieza a hacer es una patata de sofá que acaba de empezar.

Por muy bueno que sea el entrenamiento, la diferencia de nivel y experiencia hace que sirva para muy poco, solo para lesionarte.

Este es el típico entrenador que le da a todo el mundo el mismo entrenamiento, el que a él le funciona.

Y le da igual tus condiciones personales, tu experiencia, tu nivel, tus objetivos, lo que dice la ciencia…

Tú haz esto y te pondrás como yo.

El sábio del gimnasio

Esta sería la persona que lleva toda la vida ahí, se las ha visto de todos los colores y a visto pasar a mucha gente por ahí.

El sábio del gimnasio, más que sabiduría tiene mucha experiencia.

Por definición lleva muchos años entrenando. Y por muchos años no digo 1 y medio. Digo muchos más de los que parece de primeras.

Aunque solo sea por experiencia a visto pasar muchas modas de entrenamiento y puede asegurar que no hay una mejor que otra. A unos les iba bien una y a otros otra.

Algo ha leído sobre entrenar y todo eso. Sabe mucho, pero tiene claro que hay más cosas que no sabe que las que sí sabe.

Por experiencia sabe que los consejos se dan cuando te los piden. Y también sabe que si alguien pide un consejo hay que intentar ayudar.

A diferencia de los anteriores no tienen presas naturales. Respeta a los novatos y deja que vayan cogiendo su propia experiencia. Equivocarse es parte de aprender.

Si te fijas en cómo entrena verás que sus entrenamientos son muy simples y con ejercicios clásicos. Por experiencia sabe que funcionan.

Pero prueba cosas nuevas de vez en cuando para saber como va eso y así tener la experiencia de si le funciona o no.

Por experiencia sabe lo que jode que las pesas estén tiradas por el suelo en cualquier rincón y los que intentan ser el centro de atención.

Así que intenta no molestar, siempre deja las pesas en su sitio y no quiere llamar la atención.

A mi me gustaría ser como el sabio del gimnasio.