Operación bikini y entrenar la constancia

Ya era hora de que te hablara de la operación bikini. Estamos a finales de junio y ya toca, además pienso que es el mejor momento para empezar con la operación bikini.

Si ya me sigues desde hace un tiempo sabrás que suelo ponerte rutinas de entrenamiento y darte consejos sobre cómo ser más sano y cómo verte mejor. Por ese orden siempre.

Y hoy te diré el consejo más importante de todos para conseguir tus objetivos. Y no solo tus objetivos fitness sino casi que cualquier cosa que te propongas en la vida.

Y aquí está el podcast para que puedas oír el artículo


 

Entrena la constancia

Constancia amigo mío, esa es la principal cualidad que deberías tener si quieres conseguir algo en esta vida. Y en el mundo fitness aún más.

Si no eres constante en lo que haces, poca cosa vas a tener. Hay que ser constante en las tareas que te acercan a tus objetivos y tener mucha fuerza de voluntad para hacer lo que hay que hacer, aunque no tengas ganas de hacerlo.

La fuerza de voluntad se entrena siendo constante. Y la constancia se entrena con mucha fuerza de voluntad.

 

La marcha de las 20 millas

Esta es la historia por la conquista del Polo Sur, allá por el 1912. Fue una especie de competición entre 2 hombres, el inglés Robert Falcon Scott y un noruego llamado Roald Amundsen.

Salieron de sus campamentos al mismo tiempo y tenían que recorrer la misma distancia, 1300km. Pero la forma en la que recorrerán el camino hasta el Polo Sur iba a ser muy diferente.

El inglés lo que hizo fue adelantar lo máximo posible en los días que había buen tiempo y cuando hacía malo y era difícil andar se quedaba en el campamento.

El noruego lo hizo diferente. Este le daba igual el tiempo que hiciera, él recorrería 20 millas cada día. Que algún día podía hacerse algo más, perfecto. Que el tiempo estaba fatal y se hacía solo 15, pues nada, solo 15 millas.

Para no alargar mucho te diré que Amundsen llegó al Polo Sur el primero, en la fecha prevista y volvió al campamento también el la fecha prevista.

El Robert Scott también llegó al Polo Sur. Pero este lo hizo 5 semanas más tarde que Roald. Pero a diferencia del noruego, el inglés murió antes de poder llegar a su campamento.

 

La fuerza de voluntad es como un músculo

Esa es la verdad, la fuerza de voluntad es como un músculo. Si entrenas la fuerza de voluntad se hará más fuerte. Pero si dejas de entrenar la perderás. Lo que no se usa se pierde.

Primero define cual es tu objetivo ¿perder grasa? ¿ganar músculo?. Luego mira que tienes que hacer para llegar a conseguirlo ¿entrenar? ¿mejorar tu alimentación? Y una vez tengas esto claro, solo tienes que ser constante.

Ahora solo tienes que aplicar toda la fuerza de voluntad que puedas para ser constante y no fallar en lo que tienes que hacer para cumplir tus objetivos.

 

La fuerza de voluntad se fatiga

Vale, lo estás dando todo. Estás poniendo toda tu fuerza de voluntad en hacer lo que tienes que hacer y no desviarte de tus objetivos. Pero ten en cuenta que la fuerza de voluntad es como un músculo en todo.

Si tienes que usar mucho tu fuerza de voluntad se acabará agotando y llegará un momento en el que se fatiga y deja de funcionar. Como un músculo, igual.

Por eso hay que encontrar la forma de ser constante, pero no tener que tirar siempre de fuerza de voluntad. Que sigas haciendo las cosas sin que supongan un esfuerzo el ponerte a hacerlas.

 

Convierte tareas en hábitos

Para que puedas estar haciendo lo correcto, lo que te acerca a tu objetivo día a día, semana a semana, pero sin tener que tirar de tu fuerza de voluntad, lo que tienes que hacer es convertir tus tareas en hábitos.

Un hábito es algo que haces sin pensar en tener que hacerlo, sin gastar fuerza de voluntad. Un hábito es algo que se hace y punto. No te tienes que forzar a hacerlo.

Al principio necesitas de tu fuerza de voluntad para ir al gimnasio, para dejar de comer galletas, para escribir en el blog. Con el tiempo se crea el hábito, es parte de tu rutina diaria. Es algo que se hace porque se tiene que hacer, y ya.

 

Los hábitos no gastan nuestra fuerza de voluntad

Entonces primero define que objetivos quieres conseguir, en este caso que objetivos fitness. Perder peso, ganar músculo, tener mejor rendimiento…

Luego traza un plan maestro para llegar a conseguirlo. Entrenar de esta o de aquella manera, mejorar la forma de comer que tengo, descansar mejor para poder recuperarme bien…

Saca tu fuerza de voluntad para empezar con las tareas que te van a acercar a tus objetivos.
Empezar algo nuevo siempre cuesta, así que ya sabes.

Convierte esas tareas en hábitos, así ya no tendrás que esforzarte en hacerlas. Estarán integradas en tu día a día. No se cuestionan, se hacen. Y si se hacen, tú mejoras.

 

Así es cómo afrontar la operación bikini

Si has hecho todo lo que te he dicho antes, la operación bikini la vas a hacer sin darte cuenta. ¿No es eso lo que quieres? Hacer la operación bikini y sin enterarte.

Así de simple conseguirás estar perfecto o perfecta para el verano del año que viene. Y sin esfuerzo ni sufrimiento. Pasito a pasito, sin enterarte.

Espera ¿es que tú pensabas que era la operación bikini de este año? ¿Pero si estamos a finales de Junio? ¿De verdad pensabas que en menos de dos meses ibas a recuperar todo el tiempo que llevas sin hacer nada?

Milagros a Lourdes y las promesas imposibles a los vende humos. Las prisas para los ladrones.