Los estiramientos: Importantes en el entrenamiento.

Los estiramientos son una parte del entrenamiento olvidada por muchos, pero son fundamentales para prevenir lesiones ante movimientos que realizamos, ayudar a recuperar nuestros músculos después de una sesión de entrenamiento dura y darnos una mayor y mejor movilidad, tanto a la hora de hacer algún deporte, como en nuestra vida diaria.

¿Por qué son importantes los estiramientos?

Con el paso de los años, nuestros músculos y articulaciones se vuelven cada vez más rígidos y les cuesta más realizar todo su rango de movimiento, perdemos movilidad activa que es el máximo recorrido articular que podemos hacer solo con la contracción de nuestros músculos.

También el sedentarismo y la falta de ejercicio acaba por enquilosar nuestra musculatura, haciendo que seamos cada vez menos elásticos y volviéndonos más rígidos, aumentando la diferencia que hay entre nuestra movilidad activa y nuestra movilidad pasiva que es el máximo recorrido articular sin la limitación de longitud y elasticidad de los músculos

Cuanto mayor sea esa diferencia, más aumenta el riesgo de sufrir alguna lesión. Porque en caso de movimiento violento o sobre-esfuerzo nuestra articulación llegará más allá de lo que nuestros músculos son capaces de soportar, provocando algún tipo de rotura en ellos.

¿Como ser más flexibles?

Para evitar todo esto necesitamos mantenernos activos, entrenando regularmente, practicando algún deporte…

Porque cuando nuestros músculos están sometidos a los esfuerzos de alguna actividad deportiva tienen un buen tono muscular y una tensión natural.

Esa tensión nos hará que mantengamos nuestros huesos unidos, ayudando a nuestras articulaciones, estabilizándolas en los casos necesarios con mayor eficacia y permitiendo unos movimientos seguros.

Pero es ese tono muscular es el que nos hacer ser menos flexibles. Cuando terminamos un entrenamiento, sobre todo cuando es muy intenso, notamos nuestros músculos tensos, congestionados, rígidos, cargados.

Llegando incluso a tener alguna dificultad para realizar movimientos normales. Y es ese exceso de tono muscular el que debemos evitar para recuperar y poder aumentar nuestra flexibilidad, ganando movilidad que nos permitirá hacer ejercicios con movimientos con recorridos mucho más amplios y con menor riesgo de lesión.

Y es ahí donde los estiramientos nos ayudan a evitar todos esos problemas. Al estirar llevamos el músculo al límite de su longitud y que de una forma controlada lo sobrepase, consiguiendo que sea más elástico y con más longitud. Haciéndolo más fuerte y ayudando a prevenir lesiones debidas a algún sobre-esfuerzo.

También al realizar estiramientos activamos el riego sanguíneo que llega a esos músculos y de esa manera aliviamos la congestión provocada por el entreno. Y haciendo circular la sangre por él, ayudamos en gran medida a activar la recuperación desde el mismo instante que finalizamos el ejercicio.

Cuando estirar:

Es imprescindible que estiremos los músculos trabajados después de cada sesión para poder beneficiarnos de todas sus ventajas y prevenir en gran medida las lesiones.

También es recomendable hacer estiramientos antes de empezar el entreno como parte del calentamiento, pues nos dará la elasticidad que necesitamos para poder tener el mayor rango de movimiento posible.

También nos ayudará a calentar porque al estirar un músculo activamos la circulación en él, subiendo la temperatura, preparándolos para el esfuerzo y lubricándolos, con lo que facilitará los esfuerzos que vayamos a hacer.

Conclusión:

Introduce los estiramientos en tu rutina y conseguirás entrenar más y mejor, serás más flexible y elástico, y evitarás las tan temidas lesiones.

Cualquier duda o pregunta dímelo con el formulario de contacto.   Un saludo y felices agujetas.