Evita la frustración si no consigues tus objetivos

Muchas veces cuando empezamos en esto del ejercicio físico nos marcamos unas metas que queremos conseguir. Eso es una cosa bastante recomendable. Hay que tener unas metas, unos objetivos, un rumbo a seguir.

Por norma general buscas a alguien que tiene el físico que te gusta, eso está bien, tienes un referente. Y por supuesto quieres hacer lo que él o ella a hecho para llegar a conseguirlo. Te marcas como objetivo el llegar a ser así.

Ya tengo mi objetivo claro ¿Y ahora qué?

Una vez que tienes tus objetivos claros, y nunca antes, es el momento de buscar información, ayuda, algo o alguien que te guíe para poder conseguir esos objetivos que tienes.

Es ese momento en el que preguntas a quien tienes más cerca o buscas por internet cual es la mejor forma de llegar a ese punto que te has marcado.

Este es un punto peligroso, pues hay mucha información y esa cantidad de información te puede llevar a desinformar.

Me explico, puedes leer cosas más o menos científicas. Tener toda la información sobre una o mil rutinas de entrenamiento.

Puedes investigar o dejarte asesorar sobre cual es la mejor dieta, o la que está de moda. Puedes caer en el marketing de los suplementos alimenticios (mundo aparte del que te puedo hablar si quieres, házmelo saber).

Es la hora de empezar a trabajar

En este momento ya lo tienes claro. Sabes lo que quieres conseguir, tienes un objetivo. Tienes un referente, un ídolo, alguien que ya ha llegado a donde tu quieres llegar.

Tienes toda la información del mundo mundial en internet sobre lo que tienes que hacer y como lo tienes que hacer, lo que tienes que comer, cuando y como y lo que tienes que tomar como suplementos para conseguirlo.

Ahora solo queda trabajar duro y tener paciencia.

El trabajo duro se supone que lo estás haciendo, porque sino es así, apaga y vámonos. Y la paciencia, que de por sí, no tenemos mucha, también está hay.

Pero el tiempo pasa. Pasan los días, pasan las semanas, los meses y los cambios no llegan. O mejor dicho, cambios en tu cuerpo hay, has mejorado, pero no como tu querías. Tu te ves mejor, los demás te ven mejor, pero no te pareces al de la foto.

¿Qué está pasando? ¿Qué estás haciendo mal?

Realmente no estas haciendo nada mal. Tu estas comiendo bien, estás entrenando duro, ¿donde está el fallo? Pues es un fallo de base. Y es que cuando elegiste el objetivo, te falto evaluarte.

No consideraste si tú y tu cuerpo lo tenéis más o menos fácil para llegar a conseguir ese objetivo que te has marcado.

Puede que el objetivo no sea nada como ser el siguiente Mr. Olympia. Puede que tu objetivo sea algo relativamente asequible.

Pero puede y solo puede que tu cuerpo no este predispuesto para llegar ese objetivo. Ojo, que no digo que sea imposible, solo que puede que el esfuerzo físico que tengas que hacer sea mucho mayor que el esfuerzo mental que puedas soportar.

Frustración

Eso es a donde llegan muchos. Frustración, complejos, desencanto. Querías cambiar tu físico para estar y verte mejor, te marcas unos objetivos y cuando llevas un tiempo trabajando duro te das cuenta que no los consigues. En ese momento te siente que no sabes hacer las cosas, que no lo estás haciendo bien, que tu entrenamiento es una mierda, que esa galleta que te comiste es la culpable de que no pierdas grasa, que no te estás esforzando lo suficiente, que tu entrenador no tiene ni idea…

Tu frustración aumenta y piensas en dejarlo todo. Total, todo este esfuerzo no vale para nada. Sobre todo porque ves a alguien que acaba de empezar y en poco tiempo ha llegado a donde tu llevas tanto tiempo y con tanto esfuerzo queriendo llegar.

¿Cual es la solución?

La solución esta en que te has saltado un paso muy importante, sino el que más. En ningún momento te has preocupado de mirarte y analizarte a ti. Has buscado a alguien y te has marcado como objetivo llegar a ser como esa persona. Has buscado información de lo que otros han hecho para conseguirlo y te has comparado con otras personas para medir tus progresos.

Eso es un error de base muy grande. Puede que tú no estés prediseñado/a para conseguir esos objetivos. Con esto no te estoy diciendo que no los puedas conseguir. Solo que si sabes como eres, como estás hecho y cual es tu potencial podrás, primero tener claro cual es un objetivo fácilmente alcanzable y cuál no lo es.

Y después poder entender que para algunos objetivos vas a tener que trabajar mucho más que otras personas y puede que no tengas los mismos resultados.

No todos somos iguales

En otra ocasión ya te he hablado de los diferentes tipos de fibras musculares y que cada una tiene una función distinta. Cada uno tiene diferente proporción de fibras en el cuerpo. Hay gente que tiene mayor número de fibras de contracción rápida que otros. Por lo que esas personas tienen mayor fuerza y explosividad de forma natural. Con muy poco esfuerzo conseguirán tener fuerza y destacar en deportes que necesiten explosividad.

Otros en cambio tiene mas número de fibras lentas. Estos tienen una resistencia natural muy grande. Podrán mejorar su fuerza, por supuesto. Podrán destacar en deportes de fuerza, lo van a tener difícil. Van a tener que trabajar mucho más que los anteriores y aun así puede que no lo consigan. Pero van a mejorar.

Algo parecido pasa a la hora de ganar musculo o perder grasa. Alguien ectomorfo lo va a tener muy complicado para ganar masa muscular y para poder mantenerla. Un endomorfo, por ejemplo no tiene problemas para subir de peso. Eso sí, va a tener que sufrir mucho para poder tener músculos duros y llenos de venas. Que me lo pregunten a mi, que llevo 15 años y no hay manera.

Pero si sabes como eres y como se comporta tu cuerpo, sabrás como potenciar tus cualidades naturales. Sabrás en que puedes mejorar sin necesidad de hacer un sacrificio sobre humano.

Y de la misma manera, sabrás que hay objetivos que tendrás que trabajar muy duro, hacer las cosas muy bien y aun así no llegarás al mismo nivel que otras personas. Pero te evitarás mucha frustración. Podrás entrenar sabiendo tus limitaciones, sin compararte con otras personas y valorando cada pequeño progreso personal.

Cualquier duda o pregunta dímelo con el formulario de contacto.   Un saludo y felices agujetas.