5 mitos del fitness que seguro conoces y son falsos.

Cuando uno pasa mucho tiempo en el gimnasio o simplemente interesado en el mundo del fitness, acabas por escuchar ciertas leyendas urbanas y ciertos mitos del fitness que la gran mayoría de las personas dan por ciertas aunque esos mitos no tengan ninguna base científica o incluso lleguen a contradecirse ellos mismos. Pero como el mundo del fitness es muy grande y siempre hay antiguas creencias y nuevos «gurús», pócimas milagrosas o cosas a evitar.

Vamos a conocer 5 mitos del fitness:

Las proteínas son malas:

Este es un clásico y de los mitos fitness más extendidos. Cuando alguien ve un bote de proteínas de uso normal, lo primero que te dice es: «Eso es malísimo para el hígado o los riñones o el estómago. Eso a la larga te acabará jodiendo.» Y todo eso me lo dices tú, con tu cocacola, tu big Mc y ese helado en la mano.

Las proteínas de suero no son más que un aislado del suero lácteo resultante en la elaboración del queso. Que es como si me bebiera el caldo de los yogures o el del queso fresco. Solo que, deshidratado y con sabor a chocolate o fresa o el que le pongan. Y no me va a hacer más daño que el que me haría comerme la misma cantidad de claras de huevo, leche o filetes de ternera.

Tomando eso yo también estaría así:

Esto es lo siguiente que te dirán después. Como ya hemos visto antes. Las proteínas solo son comida deshidratada y con sabores. Y los demás suplementos de uso normal, glutamina, creatina BCAAs y los de ese estilo solo son nutrientes que se encuentran en los alimentos que consumimos (o deberíamos) solo que en una concentración más alta de la que se encuentran en los alimentos. Si estoy grande, definido o fuerte es por que entreno. Los suplementos son solo una ayuda.

Yo iría al gimnasio, pero no me quiero poner enorme:

Lo siento, no sabia que estaba hablando con un prodigio de la genética que desperdicia su don tirado en el sofá. Vamos que hay gente en los gimnasios haciendo dietas estrictas, entrenando como animales, variando entrenos de hipertrofia, fuerza, resistencia, crossfit para no estancarse. Descansando lo recomendado para crecer y estar bien. Y aun así no consiguen los resultados que quieren. Porque haciendo eso, resultados hay sí o sí, pero siempre queremos más. Y tú, me dices que si entrenas un poco te pones enorme. ¿Pero como sabes eso? ¿alguien te lo ha dicho? ¿Tú crees que vas a crecer si entrenas? ¿O una vez entrenaste 2 o 3 meses, te pusiste como Mr. Olympia y dijiste: «Esto no es para mi»?

Cuando lo dejes, todo el músculo se convierte en grasa:

Otro mito fitness muy oído, el músculo y la grasa son 2 cosas independientes. Que aunque están relacionados porque los dos se modifican según la dieta y la actividad física. Nuestros músculos crecen cuando los sometemos a una sobrecarga con el entrenamiento y tenemos un superávit calórico. Cuando dejemos de entrenarlos, se atrofiarán y si mantenemos la misma dieta hipercalórica, cogeremos grasa. Por lo que si dejamos de entrenar y seguimos comiendo lo mismo, perderemos músculo por la falta de actividad y ganaremos grasa por comer más de lo que gastamos. Pero ni el músculo se transforma en grasa, ni la grasa en músculo.

Hago muchos abdominales, pero no se me marcan:

Pues normal que no se te marquen con los bocadillos de panceta que te metes. Los abdominales son músculos que están bajo una capa de grasa, que en el caso de los hombres, es nuestra reserva principal. O lo que es lo mismo, es el último sitio de donde se va a ir la grasa y es el primero donde vamos a acumular. Los abdominales, como músculos que son, los podemos trabajar para hipertrofiarlos, para que ganen resistencia, acentuar su separación… Pero si seguimos teniendo una capa de grasa de varios centímetros encima, nunca se verán. Los abdominales son unos músculos que se trabajan en la cocina y en la mesa. Aunque después los perfeccionemos en el gimnasio.

Estos son 5 mitos del fitness ¿Conoces tú alguno más?

Cualquier duda o pregunta dímelo con el formulario de contacto.   Un saludo y felices agujetas.