5 claves de un entrenamiento running de velocidad

Cuando Empezamos en esto del running nuestro principal objetivo es ir mejorando nuestros tiempos, primero construimos una buena base de fondo físico con los rodajes lentos. Y cuando ya tenemos una base, es hora de empezar con un entrenamiento running de velocidad para ir mejorando nuestros tiempos.

Vamos a ver las 5 claves para poder diseñar nuestro entrenamiento running de velocidad:

  1. Un buen calentamiento en este tipo de entrenamientos es fundamental.  En rodajes lentos y prolongados, el calentamiento es necesario también pero no es fundamental, por que la exigencia no es alta y podemos empezar suave y poco a poco ir cogiendo el ritmo deseado, pero en series de velocidad donde el esfuerzo sera importante es imprescindible calentar bien antes de empezar a forzarnos.
  2. La elección del dular donde practiquemos este entrenamiento también es importante. Serán entrenos rápidos y exigentes, donde tendremos que estar concentrados en nuestras series. Habrá que buscar un lugar donde no tengamos que estar parando continuamente a esquivar a niños jugando con la pelota, abuelos que van muy lentos por las aceras, semaforos, cruces y cosas por el estilo que nos hacen perder el ritmo.
  3. No descuidar la técnica de carrera es fundamental. Hay que ir rápido, hay que ir forzando un poco y buscando nuestros limites, pero nunca a costa de correr de cualquier manera. Hay que evitar el movimiento exagerado de los brazos, alargar demasiado la zancada (overstrading) que puede ser peligroso para nuestras rodillas o ir dando saltos en vez de avanzar, que aparte de perder eficacia nos hará parecer Bambi correteando por un prado.
  4. Darnos el descanso necesario entre sesiones. Estos son unos entrenamientos de gran intensidad y gran fatiga para nuestro cuerpo, por lo que tendremos que dejarlo descansar lo suficiente. Estas sesiones no las haremos el día después de una competición, ni de otro entrenamiento de gran intensidad. Tampoco haremos otro entreno exigente, ni tendremos una competición el día después a un entrenamiento running de velocidad.
  5. Tendremos que escuchar a nuestro cuerpo. Relacionado con el punto anterior, para hacer un entrenamiento exigente es necesario estar al 100 %. Y por eso tendremos que dejar algunos días para estar recuperados antes de hacerlo y para recuperarnos de él. También hay otras cosas que nos desaconsejen hacerlo. Haber tenido una muy mala noche, un día inusualmente duro, no estar lo suficientemente recuperado o saber que no vamos a poder recuperarnos bien. También tendremos que distinguir bien entre esto y la pereza, hoy hace frío, hace calor… Escuchar a tu cuerpo no es una barra libre de escusas.

Con estas claves podremos hacer trabajos de calidad y efectivos, sin riesgos. Donde los progresos serán evidentes en poco tiempo.

Cualquier duda o pregunta dímelo con el formulario de contacto.   Un saludo y felices agujetas.